¿Para qué trabajas?

Trabajar para ganar dinero sería la respuesta fácil y superficial a esta pregunta.

De hecho, si después de pensarlo dos veces sigues manteniendo esta contestación, entonces te invito a abandonar el post.

No intento herir sensibilidades ni impartir moral a nadie. Te pido disculpas si así te has sentido, pero soy de la opinión de que ganar dinero es una consecuencia positiva asociada al trabajo. Pero no es el motivo principal.

¿Por qué te digo todo esto?

Porque como directivo de tu empresa, si quieres enamorar con los textos de tu web, deberás primero encontrar la razón trascendental en tu vida que dé sentido a todos tus objetivos, independientemente de cómo hayas llegado al puesto donde estás.

Quizás tu posición te llegue por herencia de familia. Un negocio familiar que ha pasado de padres a hijos y estás atrapado en el compromiso de continuar con él.

Si es tu caso, ¿qué te mueve a ir a trabajar todos los días?

O quizá tu historia se asemeje más a la de una persona que ha llegado a ser el gerente de una empresa porque se ha estado preparando para ello.

Dime, pasados los primeros años en el puesto ¿qué te impulsa a ir a trabajar de lunes a viernes, once meses al año?

El dinero no. Intenta ahondar en tu interior y te darás cuenta de cuáles son tus verdaderas motivaciones.

Ahí es donde quería llegar yo.

Tener – Saber – Dar

Según lo que explican los hermanos Contreras en su libro, El poder del directivo, al revisar la historia del mundo, podemos resumir en tres verbos los motores de movimiento del ser humano: tener, saber, dar.

Quién no quiere tener dinero, éxito, respeto, diversión, atracción, etc.

Niégame que te encantaría saber por qué vivimos, qué pasa al morir, qué o quién hay ahí fuera, etc.

Sin embargo, alcanzar cualquiera de estas dos causas solo vanagloria la persona y es temporal. Y ninguna de las dos es tan noble como el dar.

Entendiendo dar en su sentido más desinteresado: entregar sin esperar recibir nada a cambio. En esta línea, considera amar y ayudar sus sinónimos.

Trabajar para ganar dinero no es un motivo suficiente.

¿Por amor serías capaz de morir? Yo también. Y lo haríamos porque nos regimos por unos valores que marcan nuestros pasos, nuestras decisiones. Son nuestro motor para con nuestra vida y nuestro trabajo.

Te animo a que te pares hoy o mañana, cuando quieras, a pensar en esta reflexión ¿Qué te mueve a ti?

Solo cuando puedas plasmar en palabras aquello por lo que tu vida tiene sentido, podrás empezar a escribir los textos de tu página web.

Siempre digo que en Internet tu web tiene que ser una fuente de entrada continua de nuevos clientes, pero también es tu tarjeta de presentación. Y déjame decirte que una redacción profesional no sirve para conectar con tu potencial cliente.

Porque la profesionalidad ya no se cuestiona, viene de serie. Por lo tanto, no malgastes tiempo ni palabras en quererla exponer.

Quien te lee es una persona con corazón. Y si sus valores se alinean con los tuyos, la visita se convierte en potencial cliente en menos de un minuto.

Adopta o adapta

Si la empresa se fundó por un antepasado tuyo, pregúntate qué le motivó a ello. Cuáles eran sus principios.

Si estos se amoldan a los tiempos actuales, entonces adóptalos. Y si no, adáptalos.

Por contra, si has llegado a gerente por méritos, pregúntate cuáles son los valores sobre los que se sustenta la empresa y que hacen que no cambies de trabajo, a pesar de tener mejores ofertas económicas.

Te resultará increíble como incorporas a tu discurso tu verdadera motivación y dejas de pensar en trabajar para ganar dinero.

Te aseguro que fue esta la primera reflexión que hice al plantear los textos de mi propia web y cuyo resultado puedes encontrar, sobre todo, en el Sobre mí e incluso en la página de Servicios.

Por supuesto, también es lo primero que solicito a mis clientes cuando me contratan para que redacte los suyos.

Así que… ¿para qué trabajas? Me encantaría que escribieras un comentario compartiendo tus valores conmigo.


Voy a lanzar un nuevo servicio de Email-marketing basado en el sistema de auto-responders.

Este sistema consiste en el envío de varios e-mails de forma automática en un espacio de tiempo controlado (por ti). El objetivo de ayudar al nuevo miembro de tu lista a conseguir avanzar en su objetivo gracias a tus servicios.

Si quieres que tengamos una conversación para ver cómo podrías aplicar este sistema a tu empresa, puedes escribirme aquí planteándome tu proyecto. Contestaré en menos de 48h.


Si te ha gustado o te ha parecido interesante, sé generoso y compártelo por tus RRSS. Beneficias a tus amigos, conocidos y seguidores además de ayudarme a mí. Muchas gracias.


un poco de mí

Solía negociar por email acuerdos comerciales cuando trabajaba por cuenta ajena. Combinaba la estrategia con mi pasión por la escritura.  

Años más tarde me formé en Marketing digital y me especialicé en Copywriting.

Verónica Fabra - 3

Verónica Fabra 

Quiero ayudar a aquellas personas que se desviven por su negocio cada día. Tengo el firme compromiso de aumentar su lista de clientes a través de la Página Web. 

Porque hoy se lee más que nunca, el copywriting es la clave para convertir una web florero en una Web persuasiva. 

Deja un comentario

Tratamiento de los Datos Personales que proporcionas:

Responsable: Verónica Fabra, fundadora de EscriboXti.

Finalidad: poder gestionar tu comentario.

Legitimación: a través de tu consentimiento expreso y es necesario para gestionar tu solicitud.

Almacenamiento: en los servidores de Raiola Networks mi proveedor de hosting, dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.

Derechos: acceder, rectificar, limitar, portar o suprimir. Solo tienes que escribir a info@escriboxti. Más información en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.